Caen por primera vez los alquileres en España desde la Gran Recesión

La fuerte bajada de los alquileres en las grandes urbes, especialmente Barcelona, Madrid y Sevilla, arrastra hacia abajo el precio medio en el país.

La bajada del precio de los alquileres ya no es un fenómeno exclusivo de la gran ciudad. El importe medio de las rentas en España retrocede o se estanca en los registros de los principales portales inmobiliarios por primera vez en años. La crisis del coronavirus cortó en enero una racha de crecimiento ininterrumpido desde julio de 2015. En las grandes urbes los arrendamientos no encuentran fondo.

Los alquileres se abarataban y eso comenzó a reflejarse también en la media nacional. Esta, sin embargo, resistía en términos interanuales, es decir, los alquileres de un determinado mes seguían siendo más altos que los de ese mismo mes del año anterior. Esta tendencia se ha roto en 2021: la media de 11 euros por metro cuadrado que, según Idealista, se pedía por un alquiler en España el pasado enero supone un 0,1% menos que 12 meses antes. No es una gran bajada, pero sí muy significativa: no sucedía desde junio de 2014.

El dato de enero supone una inflexión respecto a diciembre en los tres casos, cuando hubo coincidencia en que las rentas medias acabaron 2020 más altas de lo que lo empezaron, pese a la pandemia. Hay que considerar que los portales recogen los precios de oferta (lo que piden los caseros) y no el precio al que se cierran los contratos. Por eso el economista Gonzalo Bernardos, director de un máster inmobiliario de la Universidad de Barcelona, apunta que “reflejan mejor las tendencias alcistas que las bajistas” y cree que posiblemente los precios reales empezaron a bajar hace meses.

Entre las causas, Bernardos apunta fundamentalmente a una “sobreoferta”. Según un estudio reciente de Casafari, una plataforma que gestiona una gran base de datos de inmuebles enfocada a profesionales y empresas del sector, el número de casas disponibles para arrendamiento en España se disparó el año pasado un 178%. Los autores del informe señalan directamente al trasvase de viviendas turísticas al alquiler tradicional como principal motivo.

A la larga, en ciudades pequeñas no va a bajar el alquiler tanto. En una capital media, las diferencias de rentas igual son del 30%, pero en Barcelona o Madrid es muy elevada, igual hay un 200% entre las zonas más caras y las más baratas. En suma, más recorrido de bajada en dos ciudades que para el economista tienen la mayor sobreoferta de vivienda en alquiler desde la llegada de la democracia.

En Barcelona, los tres coinciden en que el desplome es de dos dígitos respecto a los importes de 12 meses atrás. En Madrid, que también acumula retrocesos mes tras mes desde mediados de 2020, los pisos valen ya un 8,6% menos que un año antes según Idealista, el que le da una menor caída. El mayor desplome de todos los registrados es el que Pisos.com a Sevilla (-14,78%).

Todas las estadísticas apuntan a fuertes retrocesos de los que no se libra ni Zaragoza, que es la que mejor retratada aparece en los tres casos. Respecto a diciembre, las casas bajaron de precio en todas las grandes ciudades, con la sola excepción del dato de Fotocasa para Valencia, que le da un leve aumento mensual del 0,1%; aunque eso no impide que, en términos interanuales, las casas sean un 7,4% más baratas, según esa misma fuente. Zaragoza y Valencia, además de ser las que menos caen, son también las que tienen las rentas medias más baratas.

Fuente: El País